FOTCM Logo
Cassiopaea Español
  • EN
  • FR
  • DE
  • RU
  • TR
  • ES
  • ES

Majesterium y el punto de no retorno

 

“El tiempo pasa pero ellos están siempre a cinco o seis años de la bomba” –Shlomo Brom, consejero de seguridad nacional diputado de Israel, bajo el primer mandato del ministro Ehud Barak

Angel, de William Blake

Desde que los políticos Israelíes comenzaron a sonar los tambores de guerra sobre lo que ellos (ahora solos) afirman es una amenaza inminente de un Irán nuclearizado, una retórica histérica muy similar está siendo usada para intentar convencernos de una muy diferente y catastrófica amenaza a la vida en la tierra – “El cambio climático”. Los agoreros nos dicen que tenemos diez años- a lo sumo, para revertir la destrucción inevitable o encarar las consecuencias de ciudades bajo el agua, terremotos, tsunamis, y lo terrible sino racista, de las enfermedades tropicales desplazándose al norte. Investigando este artículo encontré por casualidad un blog que tenía un punto muy relevante:

Bastante lejos de la ciencia, una de las cosas que encuentro sospechosas acerca del catastrofismo climático es como se supone que va a ser este masivo y terriblemente nocivo cambio delante de nosotros, y aún (por lo que me parece una increíble coincidencia) hemos dicho siempre ser capaces de pararlo pero solo – y aquí el orador asume el aire urgente de una voz de infomercial- si actuamos directamente en este mismo minuto. Esto es extraño dado que estamos tratando con lo que (sobre lo que para los cuentos catastrofistas) parece ser un guión día del juicio final que ha estado aumentando irrefrenablemente desde la revolución industrial.

Dado el largo periodo de tiempo de incertidumbres masivas complicadas, usted pensaría que las predicciones del tiempo exacto del “punto de no retorno” debería implicar un notable margen de error. A la luz de eso, es raro que no parezca haber ni un solo partidario del cambio climático afirmando y quien esté diciendo “¡Rátas!, odio decirles esto chicos, pero es uno o dos ( o diez o cincuenta) años demasiado tarde y no hay básicamente nada que podamos hacer ahora.” Quizás agregando: “Así que nosotros podemos salir a la moda —¡dirijámonos todos al distribuidor de SUV! o “¡Vamos a juntar a 10000 de nuestros mejores amigos y volar a Balí para un gran fiestón!”

Por otra parte, hay miles de ellos quienes parecen pensar que estamos justamente a pocos años de ese punto de no retorno…

Y eso es: Estamos siempre a pocos años del punto de no retorno, si es Irán, el clima, u algún otro evento “catastrófico”, debemos actuar ahora antes que sea demasiado tarde. ¿Qué si Irán ya tiene la bomba?. ¿Qué si ya pasamos el punto de no retorno?. ¿Qué harás, Qué harán ellos entonces?

Lo cual me trae a este curioso artículo:

Una de las cosas de las que le fundador de Microsoft Bill Gates no puede ser acusado es de pereza. El ya programaba a los 14, fundó Microsoft a la edad de 20 años mientras todavía era estudiante de Harvard. Hacia 1995 el había sido catalogado por Forbes como el hombre más rico del mundo, siendo el accionista principal de Microsoft, una empresa que a su paso se granjeó de hecho el monopolio del software para sistemas de computadoras personales.

En 2006 cuando la mayoría de las personas en tal situación podría pensar en retirarse a una quita isla del Pacífico, Bill Gates decidió enfocar sus energías a su Fundación Bill y Melinda Gates, la más grande fundación privada “transparente” como lo dice, con una dotación enorme de 34.6 billones de dólares y una necesidad legal de gastar 1.5 billones al año en proyectos caritativos alrededor del mundo para mantener su estatus de libre impuesto por caridad. Un regalo de un amigo y socio, el mega -inversor Warren Buffet en 2006, del valor aproximado de 30 mil millones de dólares en acciones de valor en el Bufete de Berkshire Hathaway puso a la fundación de los Gates en la liga donde gasta casi la cantidad anual del presupuesto entero de las Organización para la Salud Mundial de las Naciones Unidas.

Así, cuando Bill Gates decide a través de la Fundación Gates invertir algunos 30 millones de su duramente ganado dinero en un proyecto, vale la pena mirar.

Ningún proyecto es más interesante en este momento que un curioso proyecto en uno de los puntos más remotos del mundo, Svalbard. Bill Gates está invirtiendo millones en un banco de semillas en el mar de Barentz cerca del Océano Ártico, aproximadamente a 1100 Km del Polo Norte. Svalbard es un pedazo estéril de roca reclamada por Noruega y cedido en 1925 según un tratado internacional (ver el mapa).

En esta isla abandonada por Dios, Bill Gates está invirtiendo decenas de sus millones junto con la Fundación Rockefeller, la Corporación Monsanto, la Fundación Syngenta y el Gobierno de Noruega, entre otros, en lo que se ha llamado “el banco de semillas del día final”. Oficialmente el proyecto se llama Bóveda de Semillas Global de Svalbard en la isla Noruega de Spitsbergen, parte del grupo de islas de Svalbard.

Ahora, ¿esto es puro descuido filosófico?. ¿Qué conduce a las Fundaciones Gates y Rockefeller al mismo tiempo a retroceder la proliferación semillas patentadas y en proceso de serlo a lo largo de África, un proceso en el cual, como en cada otra parte de la tierra, destruye las variedades de semillas de plantas a medida que el agronegocio del monocultivo se introduce, y al mismo tiempo invierte decenas de millones de dólares en preservar cada variedad de semilla conocida en un bunker anti-bombas cerca del remoto Círculo Ártico “de forma que la diversidad de cosechas pueda preservarse para el futuro” para reiterar su liberación oficial?

El subtitulo del citado artículo resume “Bill Gates, los Rockefeller y los gigantes del GMO conocen algo que nosotros no sabemos”. En efecto.

Cuando las conversaciones sobre el clima en Balí afrontan un colapso inminente y la Unión Europea amenaza con boicotear a EU – quienes guían las conversaciones del clima el próximo mes- a menos que Washington acepte negociar profundas reducciones en las emisiones, nos recuerdan otra vez que estamos a solo 10 años del “punto de no retorno”. Si uno actualmente toma tiempo para mirar los varios escenarios que el reporte del IPCC estudió verá que incluso bajo los más drásticos recortes todos los modelos aún predicen calentamiento acelerado. Incluso si las emisiones se pararan para el 2100 el calentamiento debería detenerse ahí y si se agregara el recorte (de emisiones N.T) solo retrasaría el recalentamiento hasta algún tiempo futuro más allá de 2100.

¿Para quién están ellos tratando de salvar la tierra?. ¿Sólo para sus hijos grandes?. Vamos a encararlo, es todo o nada. O cortamos las emisiones a cero ahora o le damos un beso de despedida a nuestro trasero colectivo porque ¿Para qué pasar la molestia de todo el jaleo si al final no va a hacer una pizca de diferencia?. Por otro lado, según un nuevo estudio. “El recalentamiento global es causado naturalmente y no muestra influencia humana

Científicos Climáticos de la Universidad de Rochester, La Universidad de Alabama, y la Universidad de Virginia reportan que los patrones de cambios de temperatura observados (“huellas dactilares”) sobre los últimos 30 años no están de acuerdo con lo que predicen los modelos del efecto invernadero y se puede explicar mejor por factores naturales, tales como la variabilidad solar. Por lo tanto, el cambio climático es “imparable” y no puede ser afectado o modificado controlando la emisión de los gases invernadero, tales como el CO2, como propone la legislación actual.

Estos resultados están en conflicto con las conclusiones del Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas en el cambio climático (IPCC) y también con algunas publicaciones recientes basadas en los mismos datos esencialmente. Sin embargo, están soportados por los resultados del Programa de Ciencia del Cambio Climático- patrocinado por los EU (CCSP).

El reporte fue publicado en la edición internacional de Diciembre de 2007 del Journal de Climatología de la Sociedad Meteorológica Real [DOI: 10.1002/joc.1651]. Los autores son el Prof. David H. Douglass (Univ. De Rochester), Prof. John R. Christy (Univ. De Alabama), Benjamín D. Pearson (estudiante graduado), y el Prof. S. Fred Singer (Univ. de Virginia).

Los co-autores de S. Fred Singer dicen: “La tendencia del recalentamiento acutual es simplemente parte de un ciclo natural de recalentamiento climático y enfriamiento que ha sido visto en los núcleos de hielo, sedimentos de mares profundos, estalagmitas, etc., y publicado en cientos de publicaciones previamente examinadas. Los mecanismos que producen tales cambios climáticos cíclicos están aún bajo discusión; pero están más probablemente causados por variaciones en el viento solar y campos magnéticos asociados que afectan el flujo de rayos cósmicos incidentes en la atmósfera de la tierra. En cambio, tales rayos cósmicos se creen influencian la nubosidad y por tanto el control de la cantidad de luz solar que alcanza la superficie de la tierra – y así el clima.” Nuestra investigación demuestra que el aumento en curso del CO2 atmosférico tiene solo una influencia pequeña en el cambio climático. Debemos concluir, por tanto, que los intentos de controlar las emisiones de CO2 son inefectivas e inútiles.- pero muy costosas.

O quizás hay una segunda intención:

El destino de la tierra está en juego en Bali, pero la cuestión no es si la humanidad sucumbirá “a una crisis de clima”, o como la comunidad internacional podría trabajar en una sucesión del acuerdo andrajoso de Kyoto (van a llamarlo kyoTwo). El verdadero tema de esta reunión informal de las Naciones Unidas—Como aquellas de sus 12 predecesoras, y de lo cientos, sino miles, de reuniones relacionadas—es si la globalización y el libre comercio se permitirán continuar, con un correspondiente aumento de la riqueza, salud y bienestar, o si los enemigos autoritarios de la libertad (quien raramente si acaso se conocen como tal) tendrán éxito en la utilización de la histeria ambiental para minar el capitalismo y aumentar su Majesterium. Cualquier sucesor de Kyoto estará enraizado en hacer cojear economías ricas, aumentar el resentimiento del mundo pobre, desatar la guerra del comercio medioambiental, y minar el globo de reglas y regulaciones que benefician solo a los rectores y reguladores. Bali no es sobre el clima; simboliza el continuo asalto de la libertad por aquellos quienes buscan—o alcahuetean- los poderes políticos so pretexto de la preocupación por la humanidad.

Bien, uno puede argumentar sobre si la “liberación” comercial trae riqueza, salud y bienestar. La esclavización de aquellos quienes fueron una vez agricultores de subsistencia en fábricas con malas condiciones de trabajo y paga, no trajo salud, ni riqueza, ni bienestar más que a las vacas que redimen los beneficios del desarrollo de fábricas. Pero el escritor tiene un punto: “Bali no es sobre el clima; simboliza el continuo asalto de la libertad por aquellos quienes buscan—o alcahuetean- los poderes políticos so pretexto de la preocupación por la humanidad.” Y justo como la invasión de Irak que fue manufacturada al principio para salvarnos de las armas de destrucción masiva y entonces metamorfoseado en Iraquíes salvados del tirano brutal para ahora salvarlos de sí mismos, entonces mandar transformar a un escenario de “salvar” el clima con razones siempre cambiantes para salvarnos a nosotros mismos de alguna “catástrofe”:

A diferencia de los problemas aparentemente intratables, que tienden a desvanecerse cuando son examinados detenida y analíticamente, la prédica del cambio climático se torna más grande y escalofriante a medida que aprendemos más sobre él.

Ahora descubrimos que no solo los océanos y la atmósfera están conspirando contra nosotros, con temperaturas de horneado, tormentas más poderosas, inundaciones y elevación del nivel del mar, sino que la corteza terrestre bajo nuestros pies también se está uniendo a ellos.

Mirando atrás hacia otros períodos de la historia de nuestro planeta cuando el clima oscilaba salvajemente, más notoriamente durante la última era glacial, parece ser que mucho más que el clima es lo que está siendo afectado. La tierra sólida también se volvió inestable, con el incremento de la actividad volcánica, terremotos, deslizamientos submarinos gigantes y tsunamis. A medida que el cambio climático se acelera, existe la perspectiva de que veremos respuestas similares por parte del planeta, presagiando no solo un futuro más caliente sino uno más llameante.

Varias veces en los últimos par de millones de años, el hielo abandonó los polos y se ha dirigido hacia el ecuador, cubriendo la mayor parte de los continentes con hielo de más de un kilómetro de espesor, absorbiendo agua de los océanos para ello. Como consecuencia, en los momentos en que el hielo dominaba, los niveles globales del mar eran aproximadamente de 130m más bajos que hoy en día, lo suficiente como para exponer puentes de tierra entre Inglaterra, Alaska y Rusia.

Cada vez que el hielo se ha retirado, los niveles del mar se han disparado hacia arriba, con tasas de varios metros por siglo. A mediados de los 1990’s, como parte de un estudio creado por la Unión Europea, hemos descubierto que en la región Mediterránea existió una relación cercana entre que la velocidad de ascenso y descenso de los niveles del mar durante la última era glacial y el nivel de actividad volcánica explosiva en Italia y Grecia.

Ahora aquí vamos. ¿Como es que el calentamiento global dispara erupciones volcánicas?

La respuesta reside en la enorme masa de agua que ingresa a las cuencas provenientes de las capas de hielo que se derriten. La adición de agua a cientos de metros de profundidad en los márgenes continentales y sobre cadenas de islas, en las cuales reside el 60% de los volcanes activos del mundo, parece suficiente como para cargar y doblar la corteza subyacente.

Esto a su vez comprime todo el magma que hay alrededor, en espera de una excusa para explotar. Podría suceder que una pequeña elevación pueda detonar una erupción si es que el volcán está listo para estallar.

A medida que los niveles se elevan más y más, los volcanes parecen responder de la misma manera, y quizás no solo los volcanes. La carga sobre las márgenes continentales podría activar fallas, incrementar el número de terremotos, lo cual podría ocasionar gigantescos deslizamientos submarinos. Se cree que tal escenario podría repetirse a causa del Deslizamiento Storegga, ocurrido sobre la costa de Noruega hace 8000 años, que desencadenó un tsunami de más de 20m de altura que cruzó desde las Islas Shetland hasta la costa de Escocia. Si la capa de hielo de Groenlandia se soltara, la corteza subyacente comenzaría a emerger, causando terremotos capaces de sacudir los grandes pilotes de sedimentos glaciales acumulados sobre las márgenes y enviar tsunamis a través del Atlántico Norte.

Quizás la Tierra intenta decirnos algo. Sería conveniente escuchar antes que sea demasiado tarde.

Bueno, puedes leer el resto del artículo que bien describe nuestra condena, ¡a menos que actuemos ahora! Todo esto suena bastante espeluznante en comparación a la vieja maldad de las plantas de carbón y de los gases de las vacas.

¡Pero no se preocupen! La catástrofe se puede evitar:

Según un estudio, una inundación épica detonó el “Gran enfriamiento”

Según un nuevo estudio, una efusión épica de agua fresca hacia el Atlántico Norte desaceleró una profunda corriente oceánica ocasionando un gran enfriamiento de un siglo de duración en Europa y Norteamérica hace unos 8,200 años atrás.

Los descubrimientos confirman los escenarios sugeridos por modelos del antiguo clima y se podría confiar en las predicciones realizadas acerca de cómo responderán los océanos al rápido deshielo de Groenlandia, dijo un experto.

Los investigadores identificaron una sección del centro que se corresponde a un período de 100 años hace unos 8,200 años atrás. La composición química del sedimento es muy distinto de cualquier otro en los últimos 10,000 años, dijo Kleiven.

Según Kleiven, los nuevos descubrimientos sugieren que los cambios en el patrón de circulación del océano y del enfriamiento de la superficie del océano ocurrieron, como mucho, en el curso de unas pocas décadas.

“La respuesta que vemos en estos profundos cambios oceánicos es que ocurren en escalas de tiempo lo suficientemente rápidas y que podrían impactar sobre las sociedades humanas”, dijo.

Mientras que en lo inmediato no exista una provisión de agua fresca del tamaño del lago Agassiz, el rápido deshielo de las capas de Groenlandia potencialmente podrían desacelerar la corriente profunda y afectar los patrones climáticos globales.

Un desaceleramiento podría desatar una mini era de hielo en Europa y Norteamérica y podría debilitar las lluvias monzónicas en África y Asia.
“Esas son las lluvias para los cultivos de las que billones de personas dependen “, dijo Alley

Para estudiar la posibilidad de futuros desastres inducidos por el agua, los científicos construyen modelos computarizados para comprender eventos pasados como el enfriamiento de hace 8,200 años.

Los nuevos descubrimientos del centro de los sedimentos, según Alley, sugieren que estos modelos climáticos son certeros.

Y esto, agregó, son buenas noticias. Cuando los científicos ingresan las tasas de deshielo de las capas de Groenlandia en estos modelos, indican que la catástrofe será mayormente evitada.

Y por supuesto todo lo que debes hacer es cortar con las emisiones. Nuestros gobernantes y reguladores decidirán que es lo mejor para nosotros.

Ahora, volviendo al artículo de la catástrofe pasada en el cual se menciona que el Deslizamiento de Storegga ocurrió hace 8,000 años. Comparando esto con el evento ocurrido hace 8,200 años se puede concluir inmediatamente que se trata del mismo período. Entonces, ¿el drenaje del Lago Agassiz causó un monumental deslizamiento en las profundidades de la costa de Noruega? Quizás. ¿Pero es probable? De Wikipedia:

Los tres Deslizamientos de Storegga están entre los más grandes de la historia. Ocurrieron bajo agua, sobre el borde de la costa continental de Noruega, en el Mar de Noruega, a 100km noreste de la costa. Una porción del tamaño de Islandia se deslizó causando un gran tsunami en el océano Atlántico Norte. Este colapso involucró un ancho de 290km de costa, con un volumen de 3,500 km³ de desperdicios depositados. Tomando como base el fechado carbono de material recuperado del sedimento depositado por el tsunami, el último incidente ocurrió alrededor del 6100 BC.

Esto me lleva a la historia del Hombre ciego y el elefante.

Una versión de esta historia cuenta que a seis hombres les dijeron que determinen como luciría un elefante tocando diferentes partes de su cuerpo (del elefante).

El hombre ciego que siente una de sus piernas dice que el elefante es como un pilar; el que toca el rabo dice que el elefante es como una soga; el que toca la trompa dice que el elefante es como un tronco de árbol; el que toca una oreja dice que el elefante es como un abanico de mano; el que toca su barriga dice que el elefante es como una pared; y el que toca su colmillo dice que se parece a una tubería.
Un hombre sabio les explica.

Todos ustedes están en lo correcto. La razón por la que ustedes lo dicen de formas diferentes es porque cada uno de ustedes tocó una parte distinta del elefante. Por lo tanto, el elefante tiene todas las características que mencionaron.

¿Hay algún hombre sabio en la sala? Volviendo al artículo de Engdahl, ¿Bill Gates, Rockefeller y los gigantes de GMO saben algo que nosotros no? Asumamos que si. Si supieran que algo sucedería que sería tan catastrófico como para mantener un banco de semillas, ¿por qué no contarle al resto de la humanidad? Quizás, no tienen las mejores intenciones para con nosotros.

“Los asteroides que pasan cerca de la Tierra solo han sido reconocidos por la humanidad en los últimos 20 años. Previamente, la idea de que substanciales objetos inadvertidos pasaran lo suficientemente cerca como para representar un peligro potencial fue tratada con sarcasmo al igual que el inadvertido éter. Por supuesto que los científicos están en la cuestión de establecer amplios principios (como la relatividad) pero el medio ambiente uniforme de la supuesta segura Tierra ya estaba en este lugar hace mucho tiempo. El resultado fue que los científicos han estado disfrazando la cuestión de los objetos que pasan cerca de la Tierra con desprecio. Incluso en la actualidad, es difícil para los laicos apreciar la enormidad de la burbuja intelectual en la que la comunidad científica se ha atascado y de la cual está intentando recuperarse.

“Confrontados en el pasado con numerosas ocasiones por el prospecto del fin del mundo, las elites nacionales han decidido frecuentemente que tienen que suprimir el pánico público, solo para darse cuenta, demasiado tarde, que los medios usuales de control fallan. Así, la ciencia institucionalizada oculta el conocimiento de una amenaza; se espera que una prensa autorregulada haga luz de cualquier desastre; mientras se espera que la religión institucionalizada se oponga, como sea, a la predestinación y asegure la creencia general en una deidad fundamentalmente bondadosa”.

Carta escrita por Dr. S V M Clube, fechada el 4 de junio de 1996 en la oficina del Dr. P. A. Charles, antiguo Titular Astrofísico de la Universidad de Oxford, a la Sra. Victoria Cox, en aquel entonces Jefa de Física y Coordinadora de Desarrollo e Investigación Aeroespacial de Europa.

Ahora, si la elite quería prepararse para una catástrofe mundial mientras que al mismo tiempo quería evitar que el público entrara en pánico, ¿Como cree que llevarían a cabo esta tarea? No querrían mantener todo en secreto ya que los secretos tienen el sucio hábito de filtrarse y producir ‘peligrosas’ (esto es ‘realisticas´) teorías de conspiración. Probablemente escogerían ser abiertos sobre lo que estuvieron haciendo mientras se aseguran de oscurecer y distorsionar su razón para hacerlo. Por ejemplo, diseminarían información proponiendo ‘locas’ (esto es ‘irreales’) teorías de conspiración. También estarían deseosos de asegurarse que el público crea que algo se puede hacer para prevenir el desastre, por lo tanto eliminar el pánico e incluso beneficiarse de los elogios del público por sus incomparables habilidades de liderazgo, al asegurar nuestro futuro. Al mismo tiempo estarían preparándose para una catástrofe muy diferente, una en la cual las masas de la humanidad probablemente serán destruidas, ¿pero que dispondrá a las elites con sus bóvedas de semillas y bases subterráneas? ¿Inverosímil? Tal vez. ¿Pero entonces que le sucedió a esos trillones perdidos del Pentágono? ¿Y a los billones que desaparecen cada año en el presupuesto fantasma?

Pero regresando a hace 8,200 años. ¿Qué sucedió realmente para provocar el cambio climático, mega-tsunamis inundando los continentes, y el gigante corrimiento de tierra Storegga?

Si los tsunamis generados cosmogénicamente son tan raros, entonces ciertamente dentro del periodo de tiempo de la civilización humana, existe una paradoja debido a que la evidencia de dichos eventos ciertamente aparece a menudo en el registro geológico y en las leyendas humanas. Tradicionalmente, la dificultad al discriminar entre hechos y ficción, entre ecos del pasado real y sueños, ha desalentado historiadores y científicos para hacer inferencias sobre eventos catastróficos de mitos o registros descifrados. Sin embargo, temas comunes aparecen en muchas historias antiguas. Historias que cuentan los Indios Washo de California y los Aborígenes del Sur de Australia describen estrellas que caen, fuego del cielo, e inundaciones catastróficas como ningún otro evento moderno. Descripciones similares aparecen en el mito de Gilgamesh del Medio Oriente, en leyendas Peruanas, y en las Revelaciones de San Juan y la historia de la inundación en la Biblia. Victor Clube de la Universidad de Oxford y William Napier del Observatorio Royal de Edinburgo han unido patrones consistentes en escritos antiguos, los cuales interpretan que representan lluvias meteóricas hace 3,000-6,000 años.

Una de las explicaciones más perturbadoras ha sido compilada de estas leyendas por Edith y Alexander Tollmann de la Universidad de Viena, que creen que un cometa que circundaba el sol se fragmentó en siete grandes cuerpos que se estrellaron en los océanos del mundo hace 8,200 ± 200 años. Esta fecha está basada en fechado de carbono catorce de Vietnam, Australia y Europa. Los impactos generaron una bola de fuego atmosférica que afectó a la sociedad globalmente. Esto fue seguido por un invierno nuclear caracterizado por el enfriamiento global. Más significativamente, enormes tsunamis pasaron rápidamente por las planicies costeras y, si las leyendas son creíbles, inundaron el centro de los continentes. El siguiente fenómeno, si es verdad, probablemente fue asociado con el salpicón de los impactos en vez de con el aumento sustancial convencional del tsunami. Entonces ocurrieron inundaciones masivas a lo largo de los continentes.

El evento muy bien puede tener un elemento de verdad. La figura 8.9 muestra la localización de los siete sitios de impacto derivados de evidencia geológica y leyendas. Dos de estos sitios, en el Mar de Tasmania y los Mares del Norte, tuvieron eventos tipo mega-tsunami alrededor de este tiempo. El centro del impacto del Mar del Norte corresponde a la localización de los corrimientos de tierra Storeagga descritos en el capitulo 6. Aquí, el tsunami principal tomó lugar hace 7,950 ±190 años. Una de las mejores fechas viene de madera situada sobre tectitas en una duna de arena a lo largo de la Costa Sur de Victoria, Australia.

Las tectitas están asociadas con el impacto del Mar de Tasmania y data de 8,200 ±250 años. Estas fechas sitúan al evento del impacto del Cometa Diluvio -un término usado por los *Tollamanns- alrededor del año 6200 AC.

Este evento no fue el único durante el Holoceno. Se ha repetido en tiempos recientes –un hecho apoyado por leyendas Maori y Aborígenes de Nueva Zelanda y Australia.
*Edward A. Byrant, de “More Recent Evidence from Legends and Myths”, (“Evidencia más reciente de Leyendas y Mitos”) una revisión del Evento del Impacto del Cometa Diluvio hace 8,200 ± 200 años (Kristan-Tollmann y Tollmann, 1992)

©Kristan-Tollmann Fig. 8.9

Estos científicos no son los únicos que sugieren tales catástrofes.

Son llamados catastrofistas, un grupo de científicos Británicos que cuestionan muchos aspectos de la evolución Darwiniana y defienden que la vida en la Tierra y la geología del planeta ha sido constantemente re-formada por impactos de asteroides y otros choques externos.

Uno de los principales catastrofistas es Mike Baillie, un experto en cambio climático, de la Universidad de Queen en Belfast. El Sr. Baillie comienza con fundamentos científicos, como la medición de tres anillos y el análisis de muestras de núcleos de hielo, y entonces profundiza en la mitología para encontrar si las leyendas pueden dar luz en los extraordinarios, quizá catastróficos eventos climáticos revelados en los registros. En el libro, “Exodus to Arthur,” (Éxodo a Arturo), el Sr. Baillie cuestiona si el surgimiento simultáneo de leyendas sobre dragones en China y ángeles en la mitología Occidental fueron reacciones comunes a la aparición de un cometa.
El Sr. Baillie señala que relatos contemporáneos del tiempo de la Plaga Negra, la cual mató a un tercio de la población de Europa en el siglo 14, menciona sequías, inundaciones, masas de peces muertos, terremotos, incendios, humo apestoso, enormes granizos y ráfagas de viento caliente – todas posibles descripciones, el dice, de encuentros cercanos con un asteroide o cometa.
Un registro habla de una gran estrella brillante sobre París, y otro dice que el cielo se veía Amarillo y el aire rojo debido a los vapores de combustión. Estudios de tres anillos revelan evidencia de masivas perturbaciones climáticas al mismo tiempo, el Sr. Mr. Baillie añadió.

Recientemente la revista Nature publicó un artículo sobre colmillos de Mamut:

Piezas parecidas a balas de lo que se piensa es una antigua lluvia de meteoritos, han sido encontrados incrustados en colmillos de mamut y huesos de bisontes.
El descubrimiento de los hoyos de 2 a 5 milímetros dejados por meteoritos, abre una nueva ventana a un evento de impacto que se piensa tuvo lugar en Alaska y Russia hace diez mil años. Y puede proveer una forma totalmente nueva para graficar impactos del espacio.
Los fragmentos, encontrados en siete colmillos de mamut y en el cráneo y los cuernos de un bisonte Siberiano, encajan con la composición geoquímica de meteoritos férreos. “Pensamos que los micrometeoritos vinieron de una explosión aérea de un meteoro de hace 30,000 – 34,000 años.”, dice Richard Firestone, co-autor del estudio y químico del Laboratorio Nacional Lawrence en California. “Pensamos que una onda de material meteórico roció la región.”

Y también está el Grupo de Trabajo del Impacto en el Holoceno:

La mayoría de los astrónomos dudan que algunos grandes cometas o asteroides se hayan estrellado en la Tierra en los pasados 10,000 años. Pero los auto-descritos “bandas de inadaptados” que formaron el Grupo de Trabajo del Impacto en el Holoceno, de dos años de antigüedad, dicen que los astrónomos simplemente no saben como o en donde buscar evidencia.
Científicos del grupo de trabajo dicen que la evidencia de dichos impactos durante los pasados 10,000 años, conocida como la era del Holoceno, es lo suficientemente fuerte para invalidar las estimaciones actuales de que tan seguido la Tierra sufre violentos impactos en el orden de una explosión de 10-megatones. En vez de una en 500,000 a 1 millón de años, como lo calculan actualmente los astrónomos, los impactos catastróficos pueden suceder en unos pocos miles de años.
Al sur de Madagascar yacen cuatro depósitos de sedimento con forma de cuña, llamados cheurones, que están compuestos de material del suelo marino. Cada uno cubre más de 100 kilómetros cuadrados con sedimentos a una profundidad de cientos de metros.
Bajo una inspección cercana, los depósitos de cheurón contienen microfósiles de las profundidades del océano que están fusionados con una mezcla de metales típicamente formados por impactos cometarios. Y todos estos apuntan hacia la misma dirección – hacia el centro del Océano Indico en donde se descubrió un nuevo cráter, de 29 kilómetros, o 18 kilómetros de diámetro, yace a 3,800 metros, o 12,500 pies, bajo la superficie.
La explicación es obvia para algunos científicos. Un gran asteroide o cometa, del tipo que puede matar a un cuarto de la población mundial, se estrelló en el Océano Índico hace 4,800 años, produciendo un tsunami de al menos 183 metros de altura, 13 veces más grande que el que inundó Indonesia hace dos años. La ola acarreó los enormes depósitos de sedimento a la tierra.

Pero note las fechas: hace 30,000 a 34,000 años. Y también tenemos hace 8,200 años. ¿Hay una conexión? Si, las tres fechas 30,000, 34,000, 8,200, e incluso 4,800 encajan en el ciclo aproximado de 4,200 años (dentro del error) coinciden con los periodos de tiempo contando hacia atrás desde el presente.

Entonces, ¿Bill Gates, Rockefeller y los gigantes de GMO saben algo que nosotros no? Toda la evidencia, correlacionada con un análisis psicológico de los líderes políticos y corporativos, sugiere fuertemente que si. Así que la pregunta que encaramos no es: ‘¿Cuando vamos a hacer algo sobre el cambio climático?’ sino: ‘¿Cuando vamos a despertar al hecho de que nuestros lideres políticos y corporativos nunca han actuado según nuestros mejores intereses?’, y creerles sobre el “cambio climático” no solo arriesga nuestro propio futuro sino el de un sin número de generaciones futuras.